El delegado de Cultura asistió a la apertura a la visita pública del dolmen de La Sierrezuela

El delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Alcalde, ha asistido a la inauguración de las obras de acondicionamiento y recuperación de uno de los dólmenes de La Sierrezuela, en Posadas, que se ha protegido de los agentes atmosféricos que afectaban a su integridad, y se ha acondicionado para la visita pública, un trabajo que Alcalde considera “una excelente puesta en valor”.
El dolmen está ubicado en el espacio que los arqueólogos denominan de la Arqueología de la Muerte, un conjunto formado, hasta el momento, por dos dólmenes. El segundo de ellos se localiza a menos de 100 metros del primero, y está debidamente protegido a la espera de su excavación y puesta en valor.
El delegado ha mostrado su confianza en que esta actuación se realice lo antes posible, junto a una prospección arqueológica sistemática de todo el Parque Periurbano: “Es probable, señala Francisco Alcalde, que nos encontremos con nuevas sorpresas, teniendo en cuenta los informes técnicos que argumentan que este tipo de sepulturas aparecen siempre formando agrupaciones. No sería de extrañar que en el futuro pudiéramos localizar otras nuevas estructuras relacionadas con estos dos dólmenes”.
Hasta el momento, todas las intervenciones que se han realizado en la provincia en este tipo de yacimientos arqueológicos han sido de urgencia, como ocurrió con este dolmen, que ya se encuentra debidamente protegido y puesto en valor. Fue excavado en 1991 por la arqueóloga Mª Reyes Lopera, con financiación del Ayuntamiento de Palma del Río, y ante el peligro de que fuese totalmente expoliado. Posteriormente,se procedió a su completa documentación y se recuperó diverso material arqueológico, tanto restos óseos humanos (dos cráneos y un paquete óseo formado por huesos largos de individuos adultos) como fragmentos de cerámica y un conjunto de útiles líticos (dos puntas de flecha, ochos fragmentos de láminas, tres núcleos laminares, todos de sílex), y tres fragmentos de piedra pulida. Se trata de un enterramiento de carácter megalítico de tipo “galería cubierta”, de planta trapezoidal, que se adscribe al período Calcolítico.
A partir de ahí, la Delegación de Cultura realizó varias actuaciones de protección mediante vallado e instalación de señalética, y se rellenó con arena para evitar desplazamientos de los ortostatos que conforman el espacio funerario.
El delegado ha felicitado al Ayuntamiento de Posadas y a la Diputación de Córdoba por esta innovadora actuación de protección de un bien que forma parte del Patrimonio Histórico de Andalucía, dada su magnitud e importancia científica, acrecentada por lo poco frecuente que resulta en el Valle del Guadalquivir de la provincia cordobesa este tipo de sepultura megalítica frente al área dolménica por excelencia de Sierra Morena.