Entrevista con el escritor José Benavides

Tito Barrena | Del escritor maleno destaca su lucha por la información en los colegios y la formación profesional constante de los jóvenes para poder crear un tejido profesional fuerte, ya que opina, que sin el conocimiento no existe el progreso.

¿Cómo fueron sus inicios hasta convertirse en escritor?
Fue a raíz de un periodo de mi vida, en el cual por circunstancias diversas estuve sumido en una depresión, y viendo que los fármacos me anulaban la realidad del presente, decidí escribir para acogerme a ella.

¿Le inspiró alguna persona o alguna situación en particular para escribir?
Como ya le he comentado, tan solo fue querer vivir.

¿A qué hora del día le surgen más las ideas para ponerse a escribir? ¿Existe un horario propicio o cualquier momento es bueno?
Las ideas surgen en cualquier momento. Suelo escribir por la tarde noche pero a veces, como tardo en conciliar el sueño, enciendo la luz, cojo mi bloc de notas y escribo todo aquello que mi mente me envía, sea la hora que sea durante la noche.

¿En qué lugar de la casa le gusta más escribir?
Suelo escribir en la mesa que está en el salón, escuchando música suave o bien en el campo observando el paisaje.

¿Qué está leyendo en estos días?
La obra de “La mirada interna” del autor Juan Cejas, que son reflexiones sobre el comportamiento muy semejante al libro que empecé a escribir a primeros de año.

¿Cuáles son sus autores preferidos y los que recomienda a sus amigos y conocidos para que los leyeran?
Para mí todos aquellos que intentan acercarnos a nuestro interior, aquellos que son capaces de sacarnos de los buenos pensamientos y sentimientos que llevamos dentro, bien sea en nuestra mente o en el corazón.

¿Existe algún libro famoso en nuestro país que le hubiese gustado ser su autor?
Son muchos, entre ellos “Los pilares de la tierra”.
Al escribir su ensayo “Por un mundo mejor”. ¿Le inspiró alguna persona o alguna situación en particular?
Si, el destrozo que estamos ocasionando a la Madre Naturaleza, en todos los sentidos.

¿Existe algún horario en especial para ponerse a escribir o cualquier momento del día es bueno?
Para mí cualquier momento es óptimo, de hecho siempre me acompaña mi bloc de notas.
Si tuviese que elegir un personaje de ficción de algún libro para sentarse a hablar con él, ¿A quién elegiría?
De ficción o no, me gustaría tener una conversación con alguno de los discípulos de Jesús que no haya escrito los evangelios. Le haría muchas, muchas preguntas.

¿En qué lugar nació y donde vive actualmente?
Nací en Posadas un 26 de mayo de 1946. Anduve trabajando en Barcelona y Madrid como mecánico de automoción. De nuevo regresé, monté una empresa y sigo aquí en Posadas y creo que será hasta mi marcha definitiva.

¿Qué me puede contar de su etapa de la niñez y adolescencia?
Durante mi niñez nunca tuve problemas de alimentación ni de cultura, pues mi padre era funcionario del Ayuntamiento y pude asistir a los colegios públicos y a los salesianos. Mi adolescencia fue normal y feliz.

El conocimiento es una de las fuentes de virtud de todo ser humano, qué coloca en nuestras manos las herramientas que dan forma a nuestro futuro. ¿De dónde le brotan las ideas para escribir sobre este tema?
Simplemente de las inquietudes y el comportamiento de las personas, es más que suficiente para mí.

¿Dónde cursó sus estudios y cuales fueron, o se considera autodidacta?
Puesto que no he tenido ningunos estudios de tipo superiores, pues sí, me considero autodidacta.

¿Qué hay que hacer para ser escritor y escribir un libro?
Pienso que tener confianza en aquello que se piensa y que se siente, plasmarlo en un papel y tener la valentía de darlo a conocer a los demás, sin temer a la crítica que pueda surgir.

¿Qué consejos le daría a alguien que quiera ser escritor o escritora?
Lo que le he comentado anteriormente, y además que tenga tesón y sea fiel a lo que quiere escribir.

¿Si alguien le enviara el principio de una novela que estuviera escribiendo, le diría si le merece la pena que continúe?
No soy quién para quitar la ilusión a nadie, al contrario le alentaría a seguir adelante con la obra.