Limpiemos el mundo

José Benavides | Con objeto de concienciar a los vecinos de Posadas sobre la gran importancia de cuidad nuestro entorno, días pasados se dio comienzo en las inmediaciones del arroyo Guadalvaida, punto de partida al abrigo de un acebuche milenario que demuestra la gran fortaleza y constancia de la naturaleza, se inició andando por el cauce del arroyo, la recogida en bolsas de la gran cantidad de basura de todo tipo que se encontraba en el lugar, desechos que está demostrado no han sido arrastrado por el agua, ya que son varios años los que desgraciadamente no llueve en la cantidad y abundancia que sería deseado.
Ha quedado demostrado que dicha basura ha sido depositada por las personas que visitan estos bellos parajes, ocasionando un grave perjuicio medio ambiental, al verter todo tipo de basura en un lugar no adecuado, cuando lo suyo, es depositar dichos desechos en otros lugares que están previsto para ello.
Una vez que lo voluntarios participantes en la limpieza dieron por terminada esta, se dirigieron al parque periurbano para admirar el paraje y escuchar, sentados para recuperar fuerzas y degustando unos bocadillos donados por el Ayuntamiento de Posadas, las explicaciones que dio el arqueólogo Rafael Fenoy sobre el dolmen que se encuentra en dicho lugar.
Cabe resaltar que durante todo el tiempo se vivió un enorme compañerismo entre todos los voluntarios que durante toda la jornada se volcaron en la limpieza del lugar.