El Hospital Reina Sofía incorpora una nueva técnica que favorece la conservación de los pulmones tras la extracción

El Hospital Universitario Reina Sofía incorpora una nueva técnica que favorece la conservación de los pulmones tras la extracción previa al trasplante. Esta nueva técnica, denominada ‘perfusión pulmonar exvivo’, permite mejorar el funcionamiento de los órganos, restaurar el posible deterioro sufrido tras la muerte del donante y trasplantarlos horas después en mejores condiciones y con mayor seguridad para el receptor.

Tal y como ha destacado el responsable del Equipo de Trasplantes de Pulmón del hospital cordobés, Ángel Salvatierra, los pulmones son los órganos más difíciles de obtener, ya que se deterioran de forma inmediata tras la muerte del paciente. “Esta nueva técnica consiste en conectar los pulmones extraídos del donante a un circuito extracorpóreo, una máquina que permite su oxigenación, la aplicación de medicamentos y su evaluación funcional, como si estuvieran en el interior del tórax”, ha explicado el cirujano torácico.

La función fundamental de la técnica es incrementar el número de pulmones donantes aptos para el trasplante. De esta forma, determinados pulmones no válidos para el trasplante pueden acondicionarse con esta técnica de forma que puedan trasplantarse, por lo que podría incrementarse el número de trasplantes pulmonares entre un 15-25%.

Al estar los pulmones fuera del organismo, pueden reacondicionarse y tratarse mediante técnicas y fármacos que no podrían usarse antes de su extracción, ya que perjudicarían al resto de tejidos y órganos. La tecnología necesaria para realizar esta técnica está ya incorporada al centro hospitalario y los profesionales del Equipo de Trasplante de Pulmón están preparados para poder aplicar esta técnica en las próximas semanas.

23% más de trasplantes

El hospital Reina Sofía ha realizado un total de 140 trasplantes de órganos de enero a julio de este año, lo que supone un 22,8% más que en el mismo periodo de 2016 (en el que se realizaron 108 trasplantes). La generosidad de 32 familias que han dicho sí a la donación ha permitido que se hayan llevado a cabo estos 140 trasplantes (9 de ellos infantiles), de los que 58 han sido renales (tres de ellos de donante vivo), 36 hepáticos (dos de ellos de donante vivo y seis infantiles), 10 de corazón (dos infantiles), 31 de pulmón (uno de ellos bipulmonar infantil) y 5 de páncreas.

En estos meses destaca el incremento en trasplante renal realizado en el hospital, con un 32% más que en el mismo periodo de 2016, lo que supone 22 trasplantes más realizados en este año. Igualmente, se ha producido un incremento del 38,7% en trasplantes de pulmón, pasando de 19 trasplantes de enero a julio de 2016 a 31 en este año.

Estas cifras constatan un aumento progresivo de las donaciones y trasplantes en el hospital Reina Sofía. A este respecto, la Coordinación de Trasplantes quiere agradecer la solidaridad de la población, que mantiene un nivel histórico de solidaridad, con el 93% de aceptación de la donación y ha insistido en la necesidad de continuar trabajando para conseguir que el cien por cien de los cordobeses diga sí a la donación de órganos.

Asimismo, estos datos ponen de manifiesto la capacidad y preparación de los equipos profesionales del hospital para dar respuesta a una de las cirugías más complejas que existen como es la de los trasplantes, en las que se activan casi un centenar de profesionales de diferentes especialidades y categorías, y servicios clave de un centro sanitario, como la UCI, área diagnóstica, laboratorios, quirófanos, bancos de sangre, unidades de aislamiento, etc.

Asimismo, el hospital Reina Sofía quiere agradecer el trabajo constante de asociaciones de pacientes, médicos forenses, magistrados, fuerzas de seguridad, personal de aeropuertos, medios de comunicación y otros colectivos que son fundamentales en todo el proceso de donación y trasplantes de órganos y tejidos.

Además, esta solidaridad ha permitido que la lista de pacientes que en Andalucía esperan un trasplante de órganos se reduzca en más de un centenar de personas. Así, a 31 de julio de este año, esperaban un trasplante un total de 631 personas mientras que, en julio de 2016, eran 741 personas las que se encontraban esperando, 110 personas menos