Una tradición familiar que tiene su apogeo en Navidad

Mónica Bermúdez Lucena es vecina de Ribero de Posadas, está casada y tiene 34 años, y tiene como afición la creación de un belén en su domicilio.

La familia del marido de Mónica era de tradición belenística, la base del primer belén en el año 2004 fue de aprox. un metro, dada año experimentaban con cosillas nuevas, y así iba poco a poco creciendo. Un año compraron una figurita movible, la desarmaron y viendo como estaba hecha, y pensaron hacerla en arcilla. Antes de que se jubilara un antiguo profesor con el que en alguna ocasión había colaborado haciendo algunos trabajos, se trataba de D. Ángel Delgado , profesor de matemáticas y de artes plásticas, aprovecho y le pidió consejo de cómo podía hacerlas. Aquel año hizo treinta figuras movibles, pero no le gustaban del todo, y era por que las hacía con las manos, su profesor le aconsejo que las hiciera con palillos de dientes y así consiguió la perfección que busca. Al segundo año ya monto el belén con 90 figuras y este año que es su tercer año en esta afición tendrá unas 150 figuras movibles.

Los mecanismos del movimiento son de diferente procedencia, unas se compran y otros se reciclan de algunos electrodomésticos, o juguetes viejos de los niños, aunque la mayoría son comprados. Así de una tradición familiar se ha creado una afición que ella quiere mostrar al resto de sus vecinos que los mayores y niños puedan disfrutar de sus trabajos e incluso aprendan a realizar estas figuras.

Su belén ha tomado unas dimensiones que ya no las puede aumentar, lo que hace ahora es cambiar cosas, modificar las representaciones que tiene su belén. Este año ha innovado con los leñadores cortando madera, otro leñador cortando con su hacha, trabajadores descargando alimentos, una figura que rema por el rio, el que teje la red de los pescadores, el pescador de cangrejos, un niño buscan nidos, recolectando naranjas, el herrador, etc.

Las ideas para realizar estas figuras, las saca de la vida cotidiana, piensa lo que le han contado de la vida antigua, e incluso se documenta consultando en internet. Los mecanismos de las figuritas son obras de su marido, ella fábrica las figuras de arcilla, y su marido es el que le da vida para hacerlas más reales, en una matanza del cerdo incluso se mueve el cerdo.

Otra novedad de este año, es que incluso por momentos cae una nevada, incluso el sale y se mueve en función de la hora del día. Utiliza muchos materiales de reciclaje para sus trabajos, de botes de cremas hace las orzas o tinajas grandes, con tapones de medicinas, puede hacer sartenes u ollas, y también utiliza material del campo como ramas y vegetación para recrear su belén.

Tiene una inversión de entorno a los 12.000 euros en los elementos que componen su belén, sin contar el trabajo minucioso que realiza este matrimonio. Desde que desmonta el belén el día 4 de enero ya se plantea que es lo que va a modificar de cara al siguiente.

El belén en su casa nos dice que lo visitaron entorno a unas 2.000 personas, poco a poco han tenido que ir introduciendo incluso medidas de seguridad para que no estropeen las figuras ya que los visitantes incluso le tocaban las figuras, y estropeaban los mecanismos, por lo que este año han colocado una valla de protección. Incluso vinieron gente de otros puntos de la provincia como, pero cree que debe de fomentarlo un poco más para que la gente lo conozca y pueda venir a su casa a visitarlo.